vitaminas_minerales2

 

¡Hola a tod@s! ¿Qué tal va el inicio de semana?

Yo hoy vuelvo con un tema que suele resultar de gran interés: los micronutrientes, donde se engloban tanto las vitaminas como los minerales. Se trata de sustancias que, aunque en pequeñas cantidades, son esenciales para el organismo (éste no las sintetiza por lo que se requiere su aporte externo) debiendo ingerirse deseablemente a través de una dieta completa y equilibrada, en cantidades suficientes y adecuadas. Además, son imprescindibles para un correcto funcionamiento del organismo, regulando todos los procesos implicados en éste (como por ejemplo el metabolismo, la inmunidad y el crecimiento).

Hablando de vitaminas, ya hemos repasado alguna de las más famosas, como la vitamina C (con propiedades antioxidantes), en posts anteriores. Poco a poco iremos repasando todas las que existen, centrándonos en aquellos alimentos a partir de los cuales las podemos obtener y en los efectos beneficiosos que producen sobre nuestro organismo. Aunque todos los alimentos, mayoritariamente frutas y verduras, aporten vitaminas en mayor o menor cantidad, ninguno aporta todas las necesaria por si sólo, siendo indispensable la combinación de diferentes grupos de alimentos (propia de una dieta variada) para la obtención de un perfil vitamínico ideal. Además, los alimentos deben consumirse lo más frescos posibles para que el aprovechamiento sea máximo.

En el caso de los minerales, el aporte se encuentra más ampliamente distribuido obteniendo cada uno de ellos a partir de una gran diversidad de alimentos. Por ejemplo, el calcio lo ingerimos a partir de productos lácteos, de verduras de hoja verde y de pescados como las sardinas.  El hierro, por su parte, se encuentra en carnes, huevos, legumbres y vegetales como las espinacas, aunque el procedente de alimentos de origen animal es más asimilable.

Para finalizar con la introducción a este tema sólo quiero que entendáis que, aunque es muy conocida y utilizada la suplementación de vitaminas y minerales, ésta no resulta necesaria si, como hemos visto, nos alimentamos de manera equilibrada, completa y racional. No obstante, en momentos en lo que impera la necesidad de reponer minerales o vitaminas como parte de la estrategia para mejorar un determinado cuadro patológico, se recurrirá a ella combinándola con consejos dietéticos adecuados.

Os dejo que “rumiéis” esto y mañana empezamos con el hierro.

¡Muchas gracias por pasaros! ¡Acabad de pasar un buen día!

Anuncios