get-hamburguesa

¡Hola a tod@s! ¿Cómo va la cosa?

Tras una larga ausencia por causas varias, aquí vuelvo motivada para que hablemos sobre todo lo que acontece en relación con la alimentación y la nutrición. Ahora sí, con una mejor organización para que (excepto en casos de fuerza mayor) no falte la actualización de cada día.

Supongo que estaréis al tanto (se ha hablado de ello tanto en informativos como en periódicos y revistas) sobre la reciente polémica que ha surgido en torno al hecho de que se haya detectado material genético de caballo en hamburguesas que, en principio, eran de ternera. A partir de esto, lógicamente se deduce que aquellas hamburguesas que se comercializaban como 100% carne de vacuno eran en realidad mezclas de carnes de diferentes animales.

La alarma saltó en Irlanda donde la FSAI (Autoridad Irlandesa de Seguridad Alimentaria) informó sobre que se había detectado ADN de animales diferentes a la vaca en determinadas muestras.

Realmente el “problema” planteado es más bien simple… ¿por qué? Pues porque, realmente, no pasa nada. Es decir, no existe ningún riesgo para la salud derivado del consumo de la carne del caballo, de hecho, este animal se consume como alimento de manera independiente y no hay ningún problema.

Vale, ¿entonces por qué tanto revuelo? Bueno, según explica la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) se trata de un fraude de cara a los consumidores ya que no se recibe aquello que realmente se compra. Me explico mejor, si nosotros compramos unas hamburguesas como 100% de vacuno, el hecho de que lleve carne procedente de algún otro animal diferente ya se considera un engaño. Es por esto que cobra tanta importancia que los fabricantes reflejen fielmente la composición del producto en el etiquetado para evitar “malos entendidos”.

No obstante, y como recomendación, os diré que la mejor manera de consumir y de estar seguro de la composición de (en este caso) las hamburguesas es acudir a nuestra carnicería de confianza, comprar la carne picada a nuestro gusto (mezclada o no) y elaborar nuestras hamburguesas en casa. Así seguro que sabemos lo que llevan, ¿no creéis?

¿Qué opináis sobre este tema? ¿Influyen mucho en vuestro consumo aquellas publicaciones relativas a algún alimento concreto?

¡Muchas gracias por vuestra visita! ¡Hasta mañana!

Anuncios