Los cereales de desayuno son alimentos aptos para sustituir al pan, galletas o productos de bollería en la primera comida del día. Suele recomendarse su combinación con algún lácteo. Está comprobado que un buen desayuno ayuda a obtener un rendimiento, tanto escolar como laboral, satisfactorio.

Debido a que se componen mayoritariamente por hidratos de carbono (puede llegar hasta un 90%), procedentes de las harinas empleadas, azúcares simples y otros ingredientes añadidos como miel, chocolate y frutas, son considerados como una buena fuente de energía. Además de éstos, podemos encontrar otros nutrientes como grasas, proteínas, vitaminas y minerales y fibra (siendo mayor el contenido en las variedades integrales).

Se trata, por lo tanto, de alimentos adecuados para toda la población ya que la energía que suministran ayuda a la ejecución de la actividad diaria. Aunque, cabe mencionar que, las personas que padezcan algún tipo de patología alérgica, intestinal o metabólica deberá de informarse sobre cuáles son las variedades que más les favorecen. Por otro lado, no debemos olvidar que, para un consumo habitual conviene elegir, de entre todas las variedades que nos ofrece el mercado, aquellas que tengan menor contenido en sodio, azúcares simples y grasas saturadas.

¡Muchas gracias por vuestra visita! ¡Hasta mañana!

¡Ana va per tu :)!

Anuncios