Esta es una de las concepciones erróneas que suele tener una persona que quiere iniciar una pérdida de peso. Además, es la principal baza de muchas de las dietas “milagro” que promueven la eliminación o reducción del consumo de este nutriente. Lo más frecuente es huir tanto del pan como del arroz y la pasta cuando, de hecho, todos deben formar parte de la base de una alimentación equilibrada. Los hidratos de carbono son necesarios principalmente porque que aportan glucosa, el principal combustible que le permite a nuestro organismo el desarrollo de todas sus funciones. Por otro lado, los alimentos que encontramos formando parte de este grupo aportan muchas más cosas necesarias como vitaminas, minerales y fibra. Según las recomendaciones, los hidratos deben de suponer alrededor de un 50-55% de la ingesta energética diaria.

Para acabar, quiero recordaros que lo que engorda no es uno u otro nutriente sino la cantidad calórica total de la dieta y su balance con el gasto propio de la actividad física realizada.

Anuncios